Arte Contable

¿Cómo manejar la diferencia en cambio en la venta de activos financieros?

Nuestro país está enfrentando una devaluación acelerada, lo cual tiene un impacto grande en los contribuyentes que poseen activos financieros denominados en dólares, euros u otras monedas. ¿Cómo se debe tratar el incremento en el valor en pesos argentinos de estos activos?

Lo primero que debemos tener en cuenta con este fenómeno es en qué momento los contribuyentes están obligados a reportarlo en su declaración jurada de impuesto a las ganancias. La posible utilidad por la diferencia en cambio no se refleja en el impuesto a las ganancias hasta tanto los bienes no sean enajenados.

Con la devaluación que ha vivido nuestro país es muy distinto el valor en pesos argentinos de un activo adquirido por US$ 1,000 en 2016 en comparación al momento de su enajenación, por ejemplo, en 2018. Este hecho realmente configura un aumento de riqueza que debe ser reportado para justificar la comparación patrimonial.

Este efecto ocurre con todos los activos indiferentemente si son financieros o no. Sin embargo, para responder específicamente tu pregunta nos remitiremos al artículo agregado sin número cuarto del artículo 90. En este artículo se separan los activos financieros en tres:

“a) Títulos públicos, obligaciones negociables, Títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión no comprendidos en el inciso c) siguiente, así como cualquier otra clase de Título o bono y demás valores, en todos los casos en moneda nacional sin cláusula de ajuste.

b) Títulos públicos, obligaciones negociables, Títulos de deuda, cuotapartes de fondos comunes de inversión no comprendidos en el inciso c) siguiente, monedas digitales, así como cualquier otra clase de Título o bono y demás valores, en todos los casos en moneda nacional con cláusula de ajuste o en

moneda extranjera.

c) Acciones, valores representativos y certificados de depósitos de acciones y demás valores, certificados de participación de fideicomisos financieros y cualquier otro derecho sobre fideicomisos y contratos similares y cuotapartes de condominio de fondos comunes de inversión a que se refiere el segundo párrafo del artículo 1° de la ley 24.083.”

Dentro del mismo artículo se establece que la ganancia por diferencia en cambio de los activos del punto b) no serán consideradas como integrantes de la ganancia bruta. Debemos tener en cuenta que los bienes del punto a) no configurarían diferencia en cambio en el momento de su enajenación.

En conclusión, las dos posibilidades de generar ganancia por diferencia en cambio y tener en cuenta su efecto explicativo en la comparación patrimonial son las siguientes:

  • Enajenación de activos del punto b), se genera una ganancia por diferencia en cambio que no es gravada pero que se tiene en cuenta para la comparación patrimonial.
  • Enajenación de activos del punto c) denominados en moneda extranjera. Se genera una ganancia por diferencia en cambio que es gravada (al 15%) y se tiene en cuenta para la comparación patrimonial.

En Arte Contable, nuestros usuarios, cuando registran la enajenación de activos financieros, deberán seleccionar específicamente de qué tipo de bien se trató la operación y si éste está denominado en moneda local, moneda local con cláusula de ajustes y moneda extranjera. Con esta información encontramos a qué renta cedular debe ir cada operación y realizamos los cálculos automáticos para la ganancia por diferencia en cambio gravada, ganancia por diferencia en cambio no alcanzada y el impacto de ambos en la comparación patrimonial.

Todos estos cálculos se pueden ver en el momento del registro de la información dentro de nuestra plataforma y quedan registrados en el archivo de reporte personalizado que se les entrega a nuestros clientes al finalizar la elaboración de la declaración jurada.